20 febrero 2007

Martes de Carnaval

Termina el carnaval, en martes, un día de la semana que no dice nada, ni es el primero, ni está en medio, pasa inadvertido entre la multitud de los días. Termina la gran mascarada del año. Vuelven a los viejos desvanes y guardarropas los disfraces que nos han convertido en otros durante un tiempo. Tras las máscaras ocultamos los defectos, tras los disfraces, por un tiempo ese bufo acontecer de nuestros días. Tras ese solaz pagano de unos días, el recogimiento ceniciento que mañana mismo empieza.
Como hiciera Valle Inclán reivindico, el esperpento, lo bufo, lo grotesco, lo tragicómico, de la vida, de nuestros días y época, el Martes de Carnaval.

4 comentarios:

Mónica dijo...

Pues que no acabe, ni en martes ni en sábado, ni en domingo, el día elegido para que acaba siempre todo, que siga la fiesta!

Un abrazo,

Goathemala dijo...

Jeje, claro amigo, no esperaba otra cosa con el nombre que carga. Qué menos...

Abrazos.

Max Estrella dijo...

me encanta cierta irreverencia y ser iconoclasta...en eso me gustaría ser original...
gran libro Martes de Carnaval....grande Valle Inclán...
Gracias por sus visitas

Ruth dijo...

Yo reivindico que sea carnaval por lo menos dos veces al año. Es, curiosamente, cuando menos hipocresía encuentra una.