21 junio 2007

Del nasciturus

Y los humanos, a pesar de cómo está el mundo siguen empeñados en traer niños a él. Las salas de espera de los hospitales, en las maternidades son ocupadas por manojos de nervios andantes, familiares, y algún padre de esos que no pasa al quirófano porque se marea. Y hoy como ayer, serán miles de nuevas sonrisas las que agradezcan y den la bienvenida a miles de ternuras sonrosadas, a bebés gritones y, a veces, impertinentemente hambrientos. La madre, con la paciencia que dan miles de años de sabiduría, da su pecho descubierto a su hijo, que el corazón que se encuentra justo detrás, ya se lo ha dado. El niño se desubica en su nueva realidad. Tras ello, duerme de lado y sueña y, de cuando en cuando, sonríe, porque comienza a soñar y que no deje de hacerlo el resto de sus segundos; porque la vida se cuenta por segundos, por gotitas, que así se disfruta de su esencia.
Hay cositas que justifican todos los esfuerzos del mundo. Es como la eclosión de las primaveras.

8 comentarios:

Ruth dijo...

Uy, qué optimista... Que me da a mí que alguien ha sido papá recientemente...
El nacimiento de un niño es muy bonito, y más como tú lo cuentas, pero yo no puedo evitar pensar en los niños que se dejan abandonados en matorrales, en los que se mueren de hambre porque nacieron unos centímetros más abajo en el mapa del mundo, en los que sufren abusos día sí y día también.
Siento el pesimismo, pero es que el tema, a veces, me puede.

Eowin dijo...

No hay nada como compartir tu vida con esas porcion de ti, tan pequeña e indefensa, que te cambi a la vida.
Besos

Lludria dijo...

Y tanto que te la cambian!! :) y te la siguen cambiando cuando crecen. Ellos se convierten en las anclas más poderosas, las que quizás no estás dispuesta a soltar aunque te ahogues por ello; y es que..., cada día tardan más en volar del nido. El mundo ha cambiado, la vida es dura -y no digo que sea más fácil que la de nuestros padres o abuelos, sino que tiene una dureza diferente- y o bien no hay suficientes nuevos nidos en los árboles, o sus precios son prohibitivos, entre otras cosas ;)
Así que..., sí, que sueñen mientras puedan, enseñémosles a soñar, que no olviden hacerlo nunca. Lo van a necesitar...
Besotes!!!!

Goathemala dijo...

El surgimiento de la vida es lo que más nos enternece.

Un precioso texto, Max.

Mae Ferlo dijo...

Un niño es una alegría pero soy muy consciente de que hay que estar muy preparada para que esas sonrisas no se conviertan en lágrimas. Besos.

Luz dijo...

"Sí. Todo pasará...
Y vendrán nuevas madres para los niños huérfanos.
Y vendrán nuevos hijos para las madres tristes.
Y un nuevo pan
más dulce y más sabroso
desbordará las mesas de mi pueblo.
Y una nueva esperanza
desbordará los pechos reconstruidos."

(Melvin René Barahona)

Que forma de escribir! Me muero de los celos pero me basta con poder leerte amigo Max, es muy bello estar tan cerca de la esperanza, del futuro de este mundo tan patas arriba, el nacimiento de un bebe es de las cosas mas hermosas sobre la tierra.

El fragmento del poema es para Ruth... sé muy bien como se siente... a veces cuando encuentro personas tan afines quisiera ser aire para llegar a donde están y abrazarles...

Besos y abrazos para vos compañero y todos tus visitantes.

A moonclad reflection dijo...

Debe ser maravilloso..si es como uno lo desea...saludos!

Max Estrella dijo...

Ay,Ruth!!no he sido yo el padre,cuando lo sea lo van a notar porque se harán las postales más melosas si cabe,seguro.besos
Gracias Eowin,sí debe ser maravilloso...espero(de esperanza)poder llegar a sentirlo...
Lludria y,qué no cambia nuestra vida?qué no afecta?Sí.Comparto que lo importante es soñar que ya habrá tiempo de que la vida los ahorme(si se me permite el palabro)
besos y gracias
Amigo Goathemala,gracias,me alegro de que le guste.
Mae Ferlo,me alegro de encontrarte por aquí y de que comentes,bienvenida espero que pases a menudo
Querida Luz,estás ahí aunque no lo sepas,así que gracias mil por pasarte y dejar una huella y una sonrisa indelebles