17 abril 2008

Ecos

Poquitas cosas hay como escribir frente al mar. Masa azul tremendamente inspiradora; y el Sol límpido acaricia la cara, se recrea y juega a las sombras con las cuartillas rasgadas en tinta.

Fotografía: Ana M. Morales Contreras

2 comentarios:

Goathemala dijo...

Pues sí y nunca tuve el placer de vivir esa experiencia de escribir frente al gran azul.

Lludria dijo...

Yo sí... hace tiempo. Ahora, he visitado al gran azul sólo para escuchar :)
Nunca es tarde, estimado Goathemala, ponlo en tu lista de "pendientes" ;)
Besotes para repartir!!