25 noviembre 2011

Y continúa

Ya van 55. Año tras año mostrando idénticas estadísticas que no bajan a pesar de leyes ejemplarizantes en este sentido, a pesar de la enorme labor con escasos medios que llevan a cabo los Centros de la Mujer. Creo que en gran parte es una cuestión de educación, de mucho tiempo. No se educa en inteligencia emocional y social algo que debería ser asignatura obligatoria en los primeros años; no hay empatía con los casos de asesinadas o maltratadas...no se educa en la resolución de conflictos emocionales de manera racional. Y me da la impresión de que nos estamos acostumbrando a las cifras, a que no baje el número de asesinadas y maltratadas; ha pasado a ser una noticia más, con el mismo tratamiento informativo que la crisis económica o el volcán de El Hierro. Para informar así, mejor que no lo hagan porque se consigue una nula eficacia ejemplarizante y sí un indeseable efecto "publicitario". Y de la costumbre se pasa al relajamiento y a una cierta aceptación social, un guetto del que se habla pero que parece quedarnos muy lejano como para que nos roce y nos deba afectar. Y para colmo donde antes había ministerio de igualdad, los recortes y la crisis se han llevado muchos de los medios que había para intentar paliar esta lacra, y hay promesas de más recortes. Esperemos que no nos den la razón las estadísticas...que como siempre solo son números... 

2 comentarios:

Goathemala dijo...

Me parece que sí, que en los próximos años asistiremos a un declinar de los asuntos sociales. Tal vez sí al pregoneo de los mismos por sus réditos electorales y poco más. Una pena, como el día que se celebra hoy. La sensación de que vamos hacia atrás, amigo, el tiempo del cangrejo.



Abrazos.

Luz dijo...

"Si se calla el cantor muere la rosa,de qué sirve la rosa sin el canto..."
No podemos solucionar todos los problemas del mundo pero si podemos continuar ayudando con la labor de los Centros de la Mujer, constantemente trayendo el mensaje a quienes nos rodean, si solo una persona capta el mensaje eso ya es un triunfo.

Nos acostumbramos a todo...Es como la guerra, ayer por accidentalmente matamos a 24 soldados Pakistaníes y ni uno de tantos contactos que tengo en FB hoy ha mencionado nada al respecto...nos salen callos y se nos cansa la mente de tanta miseria, pero no hay que perder la fe muchachos...

Abrazos