26 octubre 2006

Arrive

Al asomarse a la ventanilla del tren le parecía extraño que el convoy pudiera circular por entre los matorrales que en buena parte cubrían el fierro de las vías. Pero la vieja máquina de gasoleo, de esas que RENFE deja para las líneas que piensa quitar, llegó ronca y a trompicones al apeadero. El viejo reloj marca las cinco; tiene una pedrada en el cristal. El viejo Renault 4 del factor le aguarda bajo un pino para emprender el viaje de vuelta a casa, este es el último tren del día o de toda una vida. Ese viento que en invierno finiquita las tardes, soplaba del este y seco. Levanta el asa de su trolley y marcha hacia la dirección que tantas veces ha visitado ya. Al llegar toca el timbre y le abre la puerta una persona que no conoce, hay barbacoa en casa. Va saludando a gente que le es indiferente, solo en el fondo y entre el bullicio de la conversación, brillan los ojos e ilumina la sonrisa fresca de aquella que ha de llevarlo de la mano para el resto de su vida. Le ofrecen bebida, come, conversa y sonríe. Sin embargo, su pensamiento vuela solo por otros derroteros, ya piensa en las guirnaldas de navidad rodeando, coquetas, la barandilla de la escalera, y en los paseos del gato por encima de los sofás cuando estén los dos calentitos viendo la televisión.

4 comentarios:

Goathemala dijo...

Evocador. Me recordaste cuando no tenía auto y un tren que como mencionas, RENFE quiere olvidar, me llevaba a mi pueblo para los Santos. El campo olía a madera de olivo húmeda y a castañas tostadas. El mismo viento, hasta el mismo gato me recibían.
Sensaciones perdidas en pos de la velocidad…

Eowin dijo...

Con gato y todo que lindo.. y que bonito.

arawaco dijo...

¿Aquién añora?
¿qué añora?
Buscando en el corazón de diciembre
a la luz de la felicidad
los buenos momentos sobre las olas
no son sacudidos por la brisa
ni tampoco movidos por las olas,
pero siempre hay que vivir el presente
pues es lo único que existe.

Max Estrella dijo...

como usted bien dice Arawaco...son licencias de autor,"la visión del artista".
Amigo Goathemala..últimamente el puente de todos los Santos lo pasábamos en un pueblo La Calzada de Oropesa de 632 habitantes y se lo que es ese olor a leña,ese fresco por la noche,paseos a la luz de la luna...
un fuerte abrazo
gracias, Eowind por la visita, siempre