13 noviembre 2006

En positivo

De todo lo que le contaban y oía, se quedaba con lo que le gustaba, con lo positivo y el resto se lo inventaba. Cuando se es infante eso son mentirijillas. Utopías en la adolescencia. Certezas de joven. Y un grave problema psíquico cuando se es talludo. Tanto, tanto estiró la realidad que aquella terminó resquebrajándose como un cristal de bohemia. ¡Loco! Le gritaba la gente cuando le escuchaba hablar. ¡Pirado! ; ¡no vas por buen camino!. Le increpaban los más. Y es que resulta que una persona que va con actitud positiva por la vida, intentando cambiar algo y con optimismo, es molesto, incómodo a esas gentes nudas y grises de sentimientos. Termina sus días en un sanatorio para enfermos mentales, contagiando bondad, sonrisas y sueños a todo aquel que con prozac, valium 5 y demás calmantes químicos quiera escucharle desde el púlpito blanco aséptico de su habitación. Era un idealista en el siglo XIX; un revolucionario en el termidor francés; un buen sacerdote viviendo su fe; un deportista que cree en el triunfo; un político íntegro; un profesional intachable, un lider de masas de impecable ética...alguien que aspira y respira el aire puro que aún hay en el mundo.

9 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Espero que las buenas personas no acaben así. Pero comprendo tu punto de vista. Saludos cordiales.

ginevra dijo...

Pocos captan el poco aire puro que hay en el mundo...
algunos no lo saben respirar
ni lo disfrutan...
todos tenemos distintos puntos de vista de la vida...
y de este mundo en que nos estamos ahogando...

La hormiguita dijo...

Totalmente de acuerdo. Así es difícil ser estimado en el mundo de "los cuerdos".

Abrazos

Goathemala dijo...

Un ser íntegro, un quijote. Especie en vías de extinción en estos tiempos locos.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho tu post, amigo. No estoy en mi casa ni mi pais por unos dias, asi es que no mirare por ahora otro, pero promete esto si se parecieran los demas. Espero regresar.

Me gusta la gente de convicciones firmes, pero abiertas a respetar lo de los demas, lo que no quiere decir que se deba ser neutral ni exponer con respeto lo propio.

Este parrafo me llego mucho:
"Era un idealista en el siglo XIX; un revolucionario en el termidor francés; un buen sacerdote viviendo su fe; un deportista que cree en el triunfo; un político íntegro; un profesional intachable, un lider de masas de impecable ética...alguien que aspira y respira el aire puro que aún hay en el mundo."

Creo que falta gente jugada por lo que cree.
Saludos.

Gonzalo dijo...

... y terminas quedándote solo: pero vale la pena

Eowin dijo...

Hola a todos.. yo creo que en el fondo "no esta solo", no es un "quijote frente a molinos" " ni se ahoguemos", ni " un loco ".. en verdad ...som muchos idealistas, muchas personas integras y mas gente de buen corazón que no admite es despostimos de capitalismo o la pasividad de la sociedad.. y lo mejor es que no trabajan o sueñan solos..pues a través de la red, a través de blogs como los vuestros.. estaís animándo y sembrando la semilla para mejorar esto.

Gracias Max, muy bonita la reflexión que evocas.. y como no la forma simple de contar una historia tan compleja.

:)

psichodelyka dijo...

las personas son asi

Mónica dijo...

Ciao,

Bonita metáfora sobre mis adorados idealistas, o así, al igual que eowin lo interpreto yo. Son tachados de tantas cosas...

Besos,

Mónica