27 agosto 2015

Este Jueves, Relato: Fanfictions, etc...

Tras un periodo sin publicar por falta de infraestructura, me uno a esta convocatoria que nos hace el Demiurgo de Hurlingham en su blog. Yo he elegido cambiar un poquito un cuento. No se si cumplo exactamente con la convocatoria pero ahí va.




Con aquel portazo tras de sí, Caperucita Roja cerraba el capítulo más oscuro de su vida. Aquella mañana también llevaba la cestita con todo lo que su madre le había preparado para la abuela. El cuartillo de vino del tónel, el pan del cercano horno y todo el cóctel de medicinas que tomaba la abuela para sus distintas dolencias y que Caperucita había sacado de la farmacia la tarde anterior. Los nervios se le habían bajado al estómago que se removía amenazante, pero el bosque de hormigón urbanita no le pareció siniestro esa mañana. El verde tenía otro tono. El camino, otra veces pesado, le pareció más corto. Hasta empezó a gustarle el barrio alto donde vivía la abuela.

Al llegar a la casa, lo primero que hizo fue zafarse de esa horrible caperuza roja. Abuela, vengo para quedarme. La abuela le tocó la cara justo en el sitio morado junto al ojo. Como quieras mi niña. No dejaremos que el lobo te vuelva a tocar. Seguro que intentaría subir y hacer que volviera, de todos es sabido que a los lobos les gusta la carne bien fresca. Pero en eso ahora no pensaba. Ex Caperucita Roja, estaba acurrucada en el regazo de su abuela, viendo el show de Oprah y la resolución de esa imponente negra, junto al calor del sofá, le dieron una sensación de seguridad que no había tenido nunca hasta entonces.


Tal y como pensaban, fueron muchos los intentos de su madre para que volviera con ella a casa. Lloraba delante de la puerta, gritaba, gemía, amenazaba para implorar perdón a los pocos segundos. Todo hasta aquel día en que, yendo más allá, intentó reventar la puerta de una patada y, al abrir, lo único que vio enfrente fueron los cañones de una recortada. Nada más. El resto fue el sonido de un tiro muy cerca. El lobo cayó como un pelele de feria. La abuela soltó la escopeta aún humeante y buscó con la mirada a Caperucita Roja. La vio detrás en un rincón, junto al teléfono. De fondo ya, el sonido de las sirenas tardías de la policía. 

7 comentarios:

* dijo...

Curioso cuento pero con una muy simbólica metáfora implícita, la verdad.
Se ajuste o no al reto, creo que es lo de menos, en mi modesta opinión. Lo importante es lo que nos dices. Y dices mucho.

Hasta le jueves que viene.
Un beso enorme.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Sí, se ajusta al tema que propuse. Le cambiaste el final a una historia.
Un relato bien logrado.
Gracias por participar.

Montserrat Sala dijo...

Hola Max Estrella: pero que original te ha salido tu cuento!!! Lo del bosque de hormigón me ha encantado. y creo además que estas dentro de las propuestas del Demiurgo. Un abrazo para tí y famiilia.

Alma Baires dijo...

Me encantó.
Los cuentos infantiles, por así llamarlos, tratan siempre temas muy complejos, con una simbología que los más pequeños van adquiriendo poco a poco, casi sin darse cuenta. Vos lograste lo mismo de una manera eficaz y muy inteligente. Porque dices, dices mucho más de las palabras que has escrito.
Realmente un excelente aporte Max.
Mis felicitaciones y un beso.

María dijo...

Qué bueno! El cuento de Caperucita creado desde la imaginación de uno mismo, llevado al relato juevero con la propuesta de Demiurgo.

Un beso.

ibso dijo...

¡Fantástico! ¡De verdad! Me ha gustado mucho.
Desde este punto de vista, el cuento original es una metáfora bien camuflada. Para los niños y niñas que oyen este cuento, imaginan al lobo como un malvado extraño, idea que refuerzan sus padres. Sin embargo, las estadísticas contradicen esta creencia: el lobo casi siempre es alguien conocido.
Felicidades por este texto.
Saludos.

Yessy kan dijo...

Me gustó muchísimo la trama, muy atrapante tu relato, con un final paradójico.
Saludos