05 octubre 2019

Este Jueves, Relato: La espera


Esta semana nos invita Molí del Canyer a hablar sobre la espera. Y se me ha ocurrido esto...


Se quedó toda la noche con los ojos abiertos. Romanos 8:25. Mirando al techo. Como tantas otras veces, pero sin Pepe encima. No le había dicho nada. Y aunque le hubiera dicho. Estaría roncando a su lado como ahora mismo. Miqueas 7:7. ¿Por qué se le había acercado ese hombre? No había visto que fuera a dejar al niño a la puerta del colegio como otras madres a esa hora. Tampoco se había fijado por dónde había venido. Entre el jaleo no lo había visto aparecer a su lado.
En realidad había sido muy correcto. Pero muy firme. De esas personas que dan la impresión de saber de lo que hablan. Había cogido la revista que le había ofrecido mi compañero. La había mirado un segundo y enroscado. De noche no se recuerdan las cosas como son. No recuerda que sonriera. ¿O tal vez sí? ¿Una sonrisa maliciosa?. Quizá justo después de susurrarle. No esperéis el cielo con anhelo, ni deseéis el infierno para el malvado. No hay más cielo, ni más infierno que este. Se dio media vuelta y se alejó despacio.
Un escalofrío le había recorrido la espalda. Romanos 8:24, Romanos 15:4…estaba amaneciendo. Se levantó en silencio. Se asomó a la habitación del niño. Su respiración era feliz y acompasada.
Pero hasta el sol, era ya distinto.

8 comentarios:

Mar dijo...

No se si es sueño o realidad lo que acontece al personaje, así que me inclino por un sueño.


Me gustan los relatos con ese punto de incertidumbre :)
Bss

Magade Qamar dijo...

Un camino lleno de piedrecitas que se clavan en el zapato. ¿Una reflexión? ¿Un pensamiento vago? ¿Una realidad o una quimera? Sea lo que sea, con esa inclusión "sacra" que hace reflexionar e ir a ver qué acontece, al final, no deja de ser un perdón a si misma por algo...
Es un texto realmente formidable.
Un beso enorme.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Bien escrito ese texto intrigante.
Saludos.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

"Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos" Un texto que con breve pinceladas muestra lo que para una mente inocente resultará ser el infierno, más allá de comprenderlo en ese momento. Realmente un texto malicioso y doloroso.
Un abrazo

Ame dijo...

Más que un sueño, como una pesadilla
Beso

Myriam dijo...

¡Hay que ver lo que da de si una noche de insomnio!

Magnífico texto en forma, ritmo y contenido.

Un abrazo

María Dorada dijo...

Me ha gustado este relato tan intrigante... qué manera más original de contarlo...

Besos.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Hola Max! espero tu foto para la tarjeta navideña de este año?