11 septiembre 2007

El otro 11 de Septiembre

Tal cual nos tiene acostumbrados todos los años, tío Ben Laden, ese monstruo resentido, rebelado contra su creador americano, aparece y nos felicita el aniversario. Siempre contando con que no esté muerto, sean sus seguidores los que mantienen vivo el mito (algo como lo del Cid) o sean los americanos los que para mantener el miedo y la justificación de sus invasiones, saquen a pasear a los muertos, porque, aunque parezca muy sucio, otorga réditos. Se conmemora el sexto aniversario de aquella criminal matanza. De aquello, decía yo, en otro medio, que no había sido sino un timbre, una llamada de atención, sobre el conflicto de civilizaciones que se nos venía encima. Desgraciadamente el tiempo no ha hecho sino darme la razón, y los civilizados occidentales, más que a convencer, y defender nuestros ideales democráticos, nos hemos lanzado a democratizar, en una cruzada incierta, en aras de un dios o un bien, que la gente a la que "se lo imponemos" no quiere o no conoce. Estamos (principalmente los americanos, ciertos sectores de la derecha y teóricos de las guerras preventivas) democratizando a cañonazos, a martillazos para amoldar de modo urgente sociedades arcáicas a unos ideales que en nuestras propias sociedades han necesitado más de tres siglos de implantación. Y todo porque nosotros somos los buenos y ellos son los malos. Y por eso ahora estamos peor que antes. Porque no nos hemos preguntado qué estamos haciendo mal para que haya medio mundo que odia a los occidentales; porque nos hemos atrincherado en nuestro apartamento de comodidades democráticas sin pensar que factores como la pobreza, el hambre, entre otros, hace de medio mundo un perfecto caldo de cultivo a ideales totalitarios y promesas mesiánicas; porque el que tiene hambre, cree al que primero le promete que se la va a quitar, y no está para preocuparse de la libertad en cualesquiera de sus acepciones. En puesto de dialogar, hemos avanzado una respuesta represiva en los propios estados en los que creemos que puede estar el problema que hemos creado, pero sin darnos cuenta que, por debajo de la puerta (tomen como ejemplo el sur de europa) se nos está colando todo aquello ante lo que estamos cerrando los ojos y que constituye el verdadero problema de fondo y conflicto de civilizaciones que nos lleva a, prácticamente, dos mitades del mundo a chocar irremisiblemente. Democracia, sí, pero no a cañonazos, no impuesta. Libertad, sí, pero no impuesta. No puede haber paz, ni democracia, ni libertad sin justicia, para todos. Yo apostaría por el dialogo y órganos internacionales de solución de conflictos, otros ya sabemos por lo que apuestan y así nos va a todos.

7 comentarios:

Eowin dijo...

Me alegra saber que hoy no solo se celebra el aniversario de los atentados. Sino alguien esboza una sonrisa porque hay mas cosos que celebrar.
Besos a ambos.

Goathemala dijo...

Son mías tus palabras. Esa democracia que se les impone es como sembrar trigo en un campo sin labranza.

Esplendido Max, ya me gustaría leer un artículo similar en algunos columnistas autocomplacientes de los mejores diarios.

Abrazos.

Ruth dijo...

Qué bien hablas, leñe.

Gonzalo dijo...

Me parece excelente tu comentario, amigo Max. Y lo digo desde un país que tuvo también su 11 de Septiembre ya en 1973...
Otra cosa: lo del choque de civilizaciones parece ser inevitable. Los "bárbaros" no querían destruir Roma, sino que vivir en algo que los atraía... pero la destruyeron...

A moonclad reflection dijo...

mmm...no creo q lo que hizo este bien...pero ams criminal es EEUU...asesina deliberadamente...plagia, sobornoa...hace loq quiere...mata de hambre..involuciona al mundo...como dijo F. Nietchse..."No hay bestia sin crueldad"...el odio q generan los deborara algun dia...

Max Estrella dijo...

Gracias a todos por los comentarios y las visitas.La verdad es que este es un tema muy complicado.En referencia únicamente a EEUU,son capaces de lo mejor y de lo peor,porque son científica y tecnológicamente uno de los países más avanzados pero luego tienen estas cosas y creo,de hecho que han fundado un imperio únicamente sobre la fuerza pero sobre unas bases absolutamente mediocres en lo cultural e ideológico.
Amigo,Gonzalo,mucho que ver tiene EEUU con lo ocurrido el 11 de septiembre del ´73,puesto que los servicios secretos americanos preveían una revolución comunista en su país y si bien no intervinieron,sí que dejaron hacer al ejército...resulta curioso hablar de este tema con el dictador recien muerto tras un largo retiro,¿no cree?

Marlu dijo...

Magnífico artículo max, lo suscribo del todo y añado que además de necesitar dejar la miseria, necesitan tener una identidad, que te la puede dar cualquier ideología extremista y simple, pero que te hace creer que tu miserable vida tiene un sentido, un sentido trascendente, como sólo lo tienen los elegidos. Por desgracia el odio es un sentimiento que une mucho, demasiado, y un grupo que ha encontrado su identidad odiando “al otro”, es difícil que deje esa postura y se ponga a razonar.
Malos tiempos para la razón y los matices.
Espléndido artículo.