14 septiembre 2007

Un Escenario

Tiembla la luz de una farola entre los árboles de un parque a las afueras de la ciudad; da sus últimos estertores color naranja-extrarradio. Los semáforos de peatones en medio de la madrugada intercambian sin sentido los colores de los hombrecillos, verde y rojo, rojo y verde andarín.
Antonio da la última barrida al suelo del bar antes de cerrarlo y cruzar la calle camino de su casa; acaba de marchar un parroquiano rezagado.
Los coches siguen pasando por la avenida y son engullidos por un túnel hacia el centro. Un señor hace carrera contínua al otro lado en el malecón del río; y otro pasea a un perro anodino y marcador de farolas.
La noche, antes, era para los lobos. Ahora la ciudad es una dama noctámbula,acechante, misteriosa.

5 comentarios:

Eowin dijo...

:)

Lindo como siempre.

Nosotras mismas dijo...

Pues depende del día...

Saludos

Goathemala dijo...

Muy bonito Max, antes eran vidas ajenas, ahora también te fijas en los escenarios. Son básicos para crear el ambiente.

--
Saludos.

Tanhäuser dijo...

He decidido otorgarte el premio "Blog Solidario". Espero que no te moleste.
Por favor, no sientas ninguna obligación por ello.

Un gran abrazo.

Max Estrella dijo...

No hay vida sin escenario...me he empezado a fijar en ellos a partir de ir por la calle escuchando música en el mp3...sin los ruidos quedan solamente las imágenes y uno se puede percatar del teatrillo en el que se mueve.
gracias a todos
un fuerte abrazo