13 agosto 2009

Jueves



Por la tarde, el sol dorado se mece en las tranquilas aguas del canal; una garza con las alas desplegadas trata de atrapar los últimos rayos del sol; los patitos siguen yendo y viniendo dejando estelas triangulares que duran un segundo.



7 comentarios:

Tanhäuser dijo...

Qué lugar tan maravilloso.
Un abrazo.

Eowin dijo...

Un lindo lugar.. apacible.. y bucolico.. que envidia el poder pernos horas por ese lugar...

Lludria dijo...

Un remanso de paz ideal para relajar el cuerpo y dejar volar la mente...
Un besazo, Max.

Goathemala dijo...

Maravilloso el sauce y el escrito.

Un abrazo.

Susy dijo...

Puedo comprobar con placer, amigo, que te encuentras en paz y armonía.

Además, un abrazo mío.

Anónimo dijo...

Qué belleza de imagen, cuánta paz derrama...

Un besito,

Anónimo dijo...

Que bonicas que son las fotos, me relajan la vista.
un abrazo y un beso muy fuerte para la fotografa y para ti.