29 septiembre 2017

Este Jueves, Relato: Música Maestro

Este jueves nos invita Roxana a escribir un relato con "elemento" musical...pues ahí va el mío...


Ave María Purísima

Sin pecado concebida

Dime hijo, ¿cuáles son tus pecados?

Pues verá, padre,

¿Padre López?

Sí. Soy yo. Lo he vuelto a hacer. Y lo peor es que a estas alturas no sé si puedo parar.

El párroco de San Miguel, salió del confesionario e indicó al padre López que lo acompañase. Cogidos del brazo recorrieron la nave central de la iglesia. Sonaba bajito un kyrie y dos beatas bisbiseaban. Se quedaron los dos un buen rato mirando a San Miguel Arcángel, espada en alto y con el mal vencido a sus pies. El viejo párroco le dio su bendición y el padre López, salió de la parroquia confesado y perdonado, como cada miércoles.  
Se arrebujó en el abrigo y salió para casa. Por la mañana temprano tenía un encargo.  
Ese jueves amaneció frío. Se puso el chándal y debajo la camiseta térmica. Apenas había salido el sol, cuando el padre López estaba ya apostado en la terraza con el arma montada. Respiró profundamente y se sopló las manos. Se colocó los auriculares inalámbricos y seleccionó el Requiem de Mozart en el Iphone. La música lo ayudaba a concentrarse y evitaba que oyera el silbido de la bala. La primera vez, se había puesto la versión de Carusso que cantó Pavarotti, pero lo ponía muy triste. Con esa canción lloraba después de cada disparo. Así que no la volvió a utilizar.
El objetivo puso un pie en la acera justo cuando comenzaba el Dies Irae. Un suave toque con el dedo índice y listo. Bajó la cabeza y suspiró. Ya no lloraba. La justicia divina es lo que tiene.
Al bajar a la calle ya se había formado el típico revuelo de siempre en estos casos, pero nadie había visto ni oído nada. Era muy temprano. El padre López, se santiguó al pasar por la acera de enfrente y continuó camino de casa. Terminaba de sonar en sus auriculares, el Confutatis del Requiem. Repitió mentalmente sus versos, mientras preparaba el desayuno antes de comenzar, ahora sí, con otras cosas.  


7 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Pero a qué le disparaba este "hombre santo"? La imaginación hace que el relato se vuelva muy sórdido y malévolo... quizás le apuntaba a objetos en la distancia o a pajaritos...
=(
Buen relato. Hace pensar...
Un abrazo

Yessy kan dijo...

Hola, Max
Me gusta la intriga y lo perturbador de este relato.
Espero y deseo que el Padre López le está disparando a los pederastas de las iglesias y no a los pajaritos. Genial!
Saludito

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Un relato enigmatico y tal vez inquietante. ¿A que o quien le disparaba?
Bien contado.

Roxana B Rodriguez dijo...

¡Hola! ¡Qué buen relato! Intrigante y perturbador. Inquietante con la música y las lágrimas del verdugo, que hasta tiene su propia selección musical antes de jalar el gatillo.

Ha sido un placer leerte.

¡Gracias por sumarte!

¡Un abrazo!

* dijo...

¿Santiguarse? Solo le faltaba poner en el iPhone un Aleluya para dar forma a su estudiada "matanza". Creo que el pajarraco ya no volverá a cantar como los ruiseñores.

Muy bien traído, la verdad :-)
Un beso.

Mag

Alberto V. dijo...

La verdad que no he podido evitar ver en tu relato al padre Ángel de Berriortua del día de la bestia de Álex de la Iglesia. Lo has bordado, pues logras que sea verosímil dentro de un surrealismo evidente. Y no dejas datos al azar, como que se confiesa los miércoles y el relato continua en jueves. Como diría uno: "muy profesional"

Un abrazo Javi, me alegro de que sigas en esto ;-)

RECOMENZAR dijo...

adorablemente escrito saludos