01 septiembre 2005

El juego de cartas

Ahora que me reincorporo a la disciplina laboral, al equipo, me acuerdo de un juego de cartas ibérico por excelencia, de facultades, bares cafeterías y largas tardes veraniegas. Hablo del Mus. Es algo más que un juego, para afrontar la vida, con sus envites, con su juego a grandes, a chicas...sus faroles y órdagos. El Mus es como la vida misma o la vida misma es como el Mus; hay que jugar a grandes cuando se tienen cartas y cuando no se tienen, hay que ir de farol o de órdago, pero siempre con paso firme, la cabeza alta para ganar.
Ahora que en la generalidad de los españolitos de bien aparece el síndrome postvacacional(que todos se empeñan en repetir para que lo terminemos teniendo), me acuerdo de este juego tan real, y de que es buena su filosofía para andar por la vida...pisando fuerte y tirando envites con la misma gracia con la que los "gatos" madrileños lo hacen.

2 comentarios:

Tana dijo...

Sé jugar al Chichón, al Tute y a la Escoba. No sé si lo de la escoba me lo enseñaron con segundas; pero tras leer tu artículo, me pregunto si no sé ir de farol por la vida, o si a veces me cuesta plantarle cara, por eso, porque se olvidaron o no les convenía enseñarme a jugar al Mus.
Bicos :)

niñä de cerezä dijo...

Max Estrella...qué sorpresa!(¿qué pensaría Alejandro Sawa si..?, es algo que me pregunto a veces)
Debe ser porque llevo poco tiempo en la facultad pero...aún no me han enseñado a jugar al Mus. Quizás (como a Tana) es que no les conviene enseñarme :P
Lucy vendrá a visitarte desde su nenúfar a menudo :) Se está bien aquí.