14 mayo 2007

Día Primero

Hoy el candidato a las elecciones del departamento se ha tomado el día libre. En las encuestas, los despreciables no acaban de desplomarse. Con todo, la noticia más importante del día no aparece en el diario que sostengo entre las manos. En las esquelas no aparece nadie conocido, ni ningún apodo gracioso con el que hacer un chistecillo de humor negro. El ruido de fondo lo constituye el borboteo del café saliendo en la cafetera. La cocina es luminosa y tu te acercas, descalza y sibilina, como el gato que ahora se despereza mientras baja las escaleras. Fuera el día es fresco, el cielo rabiosamente azul. Tomamos el café y las tostadas. Los lunes existen porque por algún sitio hay que empezar la semana, pero son días sin historia, hay millones de mentes en todo el mundo deseando que pase lo más rápido posible. De hecho, de todas las efemérides importantes, ninguna ha ocurrido en lunes. Hojeo de nuevo el periódico y tal día como hoy pero de hace tres siglos, no ocurrió nada de importancia, murió tal, se conquistó cual...etc...nihil novum sub sole. Te levantas, acaricias mi pelo y como la hoja sigue al viento, yo voy tras de tí hacia la puerta. Hemos de marchar.

5 comentarios:

A moonclad reflection dijo...

Nada nuevo bajo el sol....es verdad...hay cosas q jamas cambian...saludos

Luz dijo...

Que escena más acogedora! Yo creo que en el relato estas secretamente confesando una hermosa efeméride, aquellas pequeñas cosas...

Abrazos estimado Bufón :)

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Es una lástima que un lunes se tenga que empezar yendo tras ella hacia la puerta, digo yo que sería bastante más placentero comenzarlo de igual manera, pero yendo hacia la cama de nuevo.
Un abrazo.

Max Estrella dijo...

Gracias a los tres por la visita...
Nada nuevo bajo el sol...de todos modos hay pequeños cambios que se notan moonclad...en las pequeñas cosas está la grandeza de todo,verdad,Luz??Besos
Gregorio,bienvenido...espero poder contar con sus visitas y lecturas a menudo...
un fuerte abrazo

Goathemala dijo...

Me ha encantado. Lo cotidiano escrito de forma admirable.

¿Amigo sabe que padezco un extraño síndrome que me lleva a la febrícula el domingo por la tarde? ¿Será que interpreto el lunes como una condena?

Abrazos.