30 mayo 2007

Dia Quinto

"Y con este vale, que ahora le entregamos, puede usted querer a la persona amada, para siempre y de modo incondicional, corra y canjéelo...". Es como si me hubiera llevado la ristra entera de números. Como el día primero, como el día segundo, como los días sucesivos y así hasta el infinito. Nosotros dos no pintamos primero el árbol para después remarcar las hojas, sino que dibujamos una hoja, luego otra, y otra más...y así vamos viendo crecer nuestro árbol, desde una minúscula hojita hasta su frondosa copa y ramaje...así lo nuestro va creciendo día a día y poco a poco, construido de las pequeñas felicidades que dan lo cotidiano, las pequeñas cosas que me das y que atesoro como cuentas de un magnífico collar...

6 comentarios:

Goathemala dijo...

Preciosa continuación de la serie. Así es, la convivencia da sus frutos diarios y poco a poco el árbol crecerá.

Abrazos.

Luz dijo...

:) es que lo leí anoche y me quede sonriendo pero no supe que decir, preciosos sentimientos reflejados en unas pocas letras que llegan al alma.
Sí, así se disfruta la convivencia, eso para quienes saben apreciar las gotitas de felicidad que la vida nos procura.

Abrazos

CARMEN_R_PURAS dijo...

Lo que parece haberse llevado es el gordo de la lotería.

Besos

A moonclad reflection dijo...

Uno aprende en el dia a dia...saludos

Gabriela Monroy Calva dijo...

En algún momento lucirán el collar...para hacerse otro...Que texto tan suave, tan ligero, tan hermoso
Gab

Los pasos que no doy dijo...

Benditos aquellos a los que toca el amor de esa manera...

A los demás, pobres mortales, sólo nos resta contemplarlo con una sonrisa alegre.