17 diciembre 2020

Este Jueves, relato: Dulces



Este jueves nos invita María José Moreno en su Lugar de encuentro a hablar de dulces. Ahí dejo lo que he pergeñado. 

El chirrido del muelle del pomo despertó a la madre que dormitaba en la cama después de la toma. Asomaba un pecho por encima del camisón de puntitos amarillos. La abuela asomó la cabeza por el hueco de la puerta. Llevaba el pelo cardado y tintado de peluquería y una bandeja mal envuelta con servilletas. Una pirámide de pastas a punto de desparramarse asomaba por los huecos del papel.

   Os he traído unas pastas de almendra caseras. Están recién hechas. —

Apartó una botella de plástico con agua y las dejó sobre la mesa junto a la cama. El olor de las pastas se mezcló con el dulzón de las cremitas y ungüentos de los gemelos que dormían junto a su madre. Llevábamos años sin ver a la abuela. Por lo que parecía, seguía haciendo todo tipo de dulces y pasteles en cualquier época del año.

Se acercó y cogió a uno de los bebés. Yo di un respingo en el sillón. Hundió la nariz en el cuello del niño. Le besaba los bracitos, los pequeños muslos. Uno a uno fue chupando los deditos de los pies. Sus labios fofos buscaban los mofletes de los niños y demoraba los besos en la barbilla.  

   ¡Qué gorditos! Y ¡Qué encarnaditos! ¡Están para comérselos! —

                  

 

 

13 comentarios:

Campirela_ dijo...

Bueno tengo mis dudas, comienza con ternura pero después me da que hay algo más ...no sé tal vez sea mi mente ajjajaj, Es como el cuento del lobo, en este caso la abuela.
Ya me dirás, espero que solo sea el cariño de ver a esos gemelos gorditos y bellos . Un fuerte abrazo !!

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Sugestiva inclinación esa de la abuela que apareció de esa forma imprevista jaja. Yo la vigilará de cerca 😁. Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Vaya!!! Habrá que vigilar a esta abuela tan besucona. No será demasiado dulce este bebé?
Me ha dado mal rollo. ¿No serà ella una bruja piruja? Un saludo muy cordial, amigo.

rodolfo dijo...

dulces e indefensos los bebés, no hay ser que tenga tanta capacidad innata de hacernos sentir que tenemos que protegernos que ellos, su olor especial su piel suave y esa sonrisa... Es el " dulce" mas tentador de la naturaleza. Un abrazo

Lua dijo...

si es que.. como son las abuelas
saludos

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Pues no estaría yo muy tranquila con esa abuela...besos.

Tracy dijo...

¿Pero de verdad era su abuela?

Albada Dos dijo...

La escena es de lo más dulce y tierna, esa madre que amamanta. Has generado un ambiente de rechupete

Un abrazo, y felices fiestas

Sintiendo en la piel...Lucia dijo...

La mama amamantando a los bebes, y la abuela queriendoselos comer...¡ son tan ricos! jajajaj
Al final, nos dejas volar la imaginación y ya ves lo que pasa Max.
Abrazos

María José Moreno dijo...

Espero que solo sea el amor delirante de una abuela y que en realidad no quiera comerse a los bebés. Yo también a veces le digo a mi nieto recién nacido que me lo comería, pero es eso, solo un decir jajaja. Gracias por participar. Feliz Navidad

Mar dijo...

Me resulta inquietante esta abuela tan besucona y babeante. No me fio ni un pelo de ella...

Bss.

RECOMENZAR dijo...

He visto diferentes textos y el tuyo es uno de los que mas me gustó saludos desde el mar

Marian Navarro. Educacion, nuestro empeño dijo...

Y de mayores da pena no habérselos comido... :)